Hathor – La diosa Egipcia de la danza

hathor e13811686839541

Hathor (Hether) es una de las principales deidades egipcias de la antigüedad, se le asociaba con la alegría, el amor, la música y claro está, con la danza, por lo que su culto fue ampliamente extendido en todo Egipto y con el tiempo se llegó a conocer como la Diosa de la Danza y la Música.

Como es común encontrar en las historias mitológicas, existen muchas versiones acerca de ella, en algunos lugares se decía que tenía varios aspectos, uno de ellos era Sekhmet, la Diosa con cabeza de Leona pero en unas versiones más tardías, se le asoció con Isis (Aset) la Diosa de la maternidad y la magia llegando incluso a vincularse a Horus (Heru) como su hijo y portador de sus dones.

Uno de los lugares donde más se le veneraba y donde tiene su templo más famoso, es en Denderá, allí se hacían muchas celebraciones en su honor que incluían baile y música los cuales eran vistos como un medio sagrado de comunicación con la divinidad. Estas celebraciones podían durar muchos días logrando unir a la comunidad en torno a lo sagrado pero sin dejar a un lado el aspecto humano, el cual era interpretado con estas formas de arte.

Hathor se representa de muchas formas, cada una de ellas tiene un significado especial, puede ser con un disco solar en su cabeza asociándola de esta forma con Bast la Diosa Gata y Sekhmet, las cuales a su vez componen el Ojo de Rá que es el máximo símbolo de la descendencia de la deidad solar y también se representa como una vaca sagrada la cual personifica la maternidad, la abundancia y la creación.

Este último aspecto, el de la creación, es el que está íntimamente ligado con la danza porque a través de ella se recrean historias, se expresan sentimientos y se libera al ser de todo aquello que pueda mantenerlo prisionero, ayudándolo a su vez a llegar al aspecto divino de cada uno.

Como en toda la mitología egipcia, las Diosas tenían un papel fuerte y determinante en las historias de los hombres y mujeres, antiguamente se decía que cada parte de Egipto y cada persona tenía ciertos Dioses tutelares, es decir, Dioses que cuidaban a ese territorio o a esa persona, de hecho en el caso de las personas se hacía más por afinidad, por su personalidad o su oficio haciendo así que cada Dios y su culto tuvieran un papel importante en la vida diaria de cada individuo.

En la actualidad existen muchas personas que están volviendo la mirada a la sabiduría antigua, en muchas partes del mundo aún se tienen en cuenta los antiguos Dioses y muchas bailarinas sienten una fuerte conexión con Hathor y con todo lo que ella ha significado desde siempre, aún su nombre sigue asociándose a la danza y la alegría de la vida lo cual nos recuerda la sabiduría ancestral y cómo esta puede durar a través de los tiempos para ser utilizada en nuestro crecimiento personal.

Otros artículos de tu interés:

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar