La ética en la danza

eticaendanza

Dentro de todas las artes existen acuerdos, algunos se dan por sentados mientras que en otros hay un ente regulador de los mismos. Igual pasa con la danza pero a veces parece que la línea entre lo que se debería hacer por respeto a la comunidad (maestros, bailarines, alumnos, etc) y lo que realmente se hace, se difumina o se pierde.

En mi concepto la ética en la danza abarca desde la transparencia con que se hacen eventos, clases, talleres, presentaciones, etc, hasta el trato que se le da a las personas que nos rodean. Por supuesto este tema es tan extenso que podría hacer muchos artículos al respecto pero quiero centrarme en algunas de las cosas que he visto a lo largo de todos mis años en la danza.

Lo primero es mencionar que lo que debe primar en toda relación dentro de la danza debe ser el respeto, y este va en diferentes direcciones, respeto de los alumnos a los maestros, respeto de los coreógrafos y directores hacía los bailarines y viceversa, pero desafortunadamente a veces parece que eso no se tuviera en cuenta y todo se rigiera por la ley de “sacar provecho a costa de”. He visto muchos casos en que los maestros en su afán por el negocio terminan cobrando cosas realmente absurdas y ni que decir de los alumnos que después toman como propias todas las enseñanzas que adquirieron, sin siquiera agradecer a quienes los formaron o darles el debido crédito.

Lamentablemente he visto también muchos casos en que en vez de trabajar en equipo para crear una comunidad sólida y grande, todo se empieza a volver chisme, habladurías y enemistades, de verdad que es muy triste que la base de todo esto sea el querer aprovecharse de los demás, el trabajar desde el ego y no desde lo hermoso que tiene la danza.

Como bailarines tenemos la responsabilidad de empezar por nosotros mismos, de transmitir el conocimiento que tenemos con amor, con honestidad y transparencia, también debemos recibir todo conocimiento con respeto y humildad, tener disciplina y ponerle corazón a las cosas que hacemos sin que nuestro objetivo principal sea pasar por encima del otro, al contrario, nuestro objetivo debería ser construir y generar redes de apoyo. La danza es una herramienta demasiado hermosa como para dejarla enlodar con el ego, las peleas y el afán de querer sobresalir sólo por el hecho de sobresalir y en eso todo podemos poner nuestro grano de arena si hacemos las cosas con conciencia.

Otros artículos de tu interés:

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar